Reducir el consumo de azúcar, una sabia decisión para quienes vivimos con diabetes

Updated: Aug 22



Cuando la diabetes es parte de la vida de una persona, niño, adulto o viejo, una de las áreas que puede resultar más difícil de trabajar es la alimentación.


Hace muchos años el énfasis en relación a la alimentación era reducir el consumo de azúcar.  De ahí se pasó a que se recibía educación en cuales alimentos debían ser considerados “bajos en azúcar” y por consiguiente una mejor opción. Luego con la llegada de las microinfusoras de insulina (insulin pumps) y el conteo de carbohidratos se comenzó a dar mayor flexibilidad y muchas personas comenzaron a incluir alimentos “regulares”, es decir, alimentos que podían contener azúcar por que siempre y cuando se administrara insulina no debía haber problema con las glucosa en sangre.

Cabe mencionar que cada persona responde de manera diferente al consumir carbohidratos. Hay alimentos “saludables” y recomendados que pueden provocar una elevación exagerada en las glucosas 1-2 horas luego de comerlos. De igual manera es importante que los carbohidratos simples, aquellos en su mayoría son líquidos o ya en su forma de azúcar, al no requerir transformarse, ya en unos 15-30 minutos causan entrada de glucosa en la sangre y aún la insulina administrada no a realizado su mayor efecto.  Puedes ver una glucosa sobre 200 mg varios minutos luego de consumirlos. Ejemplo: Jugo, leche, dulces, postres, etc.


Al entrar en uso los sensores de glucosa, sistemas de monitoreo continuo de glucosas, se ha abierto una puerta para ver el efecto de los diferentes alimentos en nuestro sistema. Las personas están ahora viendo que al comer ciertos alimentos la glucosa puede subir a niveles no adecuados y permanecer horas elevada antes de lograr volver a rango normal. Nos asombramos al poder ver que no todo lo que nos han recomendado realmente esta funcionando al hablar de la alimentación.


Ver gráficas de glucosas estables por periodos de 12-24 horas está mayormente asociado a un consumo menor de carbohidratos.  A mayor total de carbohidratos y más azúcar en una comida, aún con una dósis de insulina "adecuada", mayor probabilidad de hiperglucemias severas. ¿Por qué? Por que una comida con más de 80 gramos de carbohidratos usualmente provoca una entrada de glucosa mayor a lo que en la mayoría de los casos es posible movilizar y se queda glucosa en la sangre aumentando el valor luego de esa comida. Si una persona desea mejorar su tiempo en valores recomendados debe evaluar su respuesta a las dósis de insulina y al consumo de los diferentes alimentos.


Viendo esto gracias a la tecnología en el manejo de la diabetes, es importante que pensemos lo siguiente:


Si para la población general, quienes tienen su sistema de regulación de glucosas normal, sin problemas, se recomienda el reducir el consumo de azucares, ¿por qué si tengo diabetes voy a incluir alimentos con azúcar con regularidad yo que tengo diabetes y a mi cuerpo y a mí se me hace complicado poder dosificar y mantener mis glucosas en valores meta? No hace sentido yo incluir carbohidratos simples con frecuencia, mucho menos estar comiendo un cereal azucarado, dulces, etc. por que yo me administro insulina y lo resuelvo. Esta tendencia a hecho que muchas personas con diabetes sigan aumentando su consumo de carbohidratos y sus dósis de insulina diarias llevando a un aumento en peso y otras complicaciones de salud.


Un día especial como un cumpleaños, boda, aniversario, etc. habrá espacio para incluir un postre (tamaño pequeño) y mejor aún si lo vamos a consumir, podemos reducir la cantidad de carbohidratos de la comida principal aumentando el consumo de vegetales, así al final no necesitaremos una dósis de insulina exageradamente elevada y mantendremos un consumo de carbohidratos más cercano a lo recomendado. Adicional hay otras formas de hacer un balance cuando queremos incluir algún alimento de nuestra preferencia y no afectar nuestras metas, opciones bajas en carbohidratos y libres de azúcar también son una excelente alternativa y ya están disponibles en la mayoría de los supermercados y establecimientos de comida.


Hace ya unos 4 años aproximadamente que utilizo un sensor de glucosa como parte de mi tratamiento y he tenido la oportunidad de conocer a varios especialistas en diabetes y personas con diabetes con sistemas de monitoreo continuo de glucosas, y el denominador común es que en la gran mayoría de los casos que logran alcanzar las metas de tiempo en rango (TIR) de más de 70% son aquellos que reducen su consumo de carbohidratos y su consumo de azúcar para ayudar a lograrlo.

Hace ya 2 años decidí hacer cambios pues quería mejorar mi tiempo en rango (70-180 mg/dl) y adopté una alimentación con un menor porciento de carbohidratos.   Esto me ayudó a perder 20 libras y a alcanzar un TER (Tiempo En Rango) de 83% hasta 89% en valores adecuados. Anteriormente estaba en >70% pero presentaba mayor variabilidad en mis valores lo cual no era positivo para mi salud.  Ahora me siento muy feliz y mi endocrinóloga a su

vez está muy contenta con mis resultados.  Ella fué quien me motivó a tener la meta de >80% en tiempo en rango y se lo agradezco, pues le confesé que cuando ella me lo sugirió pensé iba a ser difícil lograrlo. Hay veces que los retos son clave para movernos hacia mejores resultados.


Actualmente se pueden conseguir una gran variedad de endulzadores y productos libres de azúcar y bajos en cabohidratos que pueden ser parte de nuestra alimentación y ayudarnos a poder eliminar el azúcar de nuestra rutina y reducir el total de carbohidratos en las comidas. Estas opciones nos permiten disfrutar de postres y cereales pero con bajo contenido de carbohidratos y mejor aún con 0 gramos de azúcar en ellos.  Evalúa que alimentos son los que más consumes y verifica su contenido de azúcar y carbohidratos.   Puedes también verificar el total de carbohidratos por comida y así ver que cambios pueden ser de ayuda.


Considerar el reducir el consumo de azúcar y carbohidratos puede ser de ayuda para mejorar los valores de glucosa, el tiempo en valores recomendados y el peso.   Cada persona es diferente pero el considerar estos cambios pueden ser una gran ayuda para mejorar el manejo de la diabetes. Siempre consulta con tu médico, nutricionista y especialista en educación y cuidados de la diabetes antes de hacer cambios. Las dósis de insulina dependen de la cantidad de carbohidratos que consumimos por comida y también del peso actual de la persona que vive con diabetes, por lo que la reducción en el consumo de carbohidratos y una reducción en peso pueden llevar a una necesidad en ajustes de dósis de medicamentos para reducir la probabilidad de eventos de hipoglucemias (glucosas bajas <70 mg/dl).



10 views0 comments